La mejora del sueño debería ser uno de los grandes propósitos para 2024 por su gran impacto en la salud

La mejora del sueño debería ser uno de los grandes propósitos para 2024 por su gran impacto en la salud

La mejora del sueño debería ser uno de los grandes propósitos para 2024 por su gran impacto en la salud 1800 1200 Docor Comunicación

Cada principio de año es habitual hacer propósitos para el año nuevo, muchos de los cuales guardan relación con la idea de mejorar nuestro estilo de vida: hacer deporte, dejar de fumar, comer más sano, etc. Sin embargo, entre esos propósitos bienintencionados no suele aparecer el dormir más y mejor, pese a que las encuestas señalan que más de la mitad de los españoles (58%) no duerme bien y que, en general, dormimos menos horas (6,8) de las entre 7 y 9 recomendadas por noche.

Socialmente el sueño nunca se ha visto como una necesidad ni como un hábito saludable. Al contrario, se ve como una pérdida de tiempo, un tiempo que se resta a la productividad o al ocio. A nivel histórico, ni en las campañas institucionales ni en las escuelas el sueño ha estado en la lista de hábitos a promover, por lo que las personas no lo tienen interiorizado como una necesidad. Al contrario, lo que se promueve y a lo que se le da valor es a las “ciudades que nunca duermen” o a los restaurantes y otros servicios abiertos 24 horas”, reflexiona la doctora María José Masdeu, neumóloga del Hospital Parc Taulí de Barcelona y miembro de la junta directiva de la Sociedad Española de Sueño (SES).

Para la experta en medicina del sueño, sin embargo, esto constituye un gran error, porque un buen descanso facilitaría la consecución de los otros propósitos enfocados en la mejora del estilo de vida: Dormir mejor predispone a hacer más ejercicio físico, del mismo modo que dormir mejor también contribuye a llevar una mejor alimentación. “Al contrario de lo que parece, el sueño es un proceso muy activo, ya que a pesar de que nuestro cuerpo esta inmóvil, en su interior ocurren numerosos procesos biológicos como la reparación de las células desgastadas durante el día y acumuladas en los órganos como el cerebro, la recuperación de la energía, o el necesario descanso de los órganos vitales”, enumera Masdeu, que destaca que todos estos procesos biológicos que tienen lugar durante el sueño preparan al cuerpo para afrontar en condiciones la actividad del día siguiente: “Si no respetamos el sueño (horarios, duración, regularidad de horario), los propósitos de año nuevo que hayamos hecho se van a ver impactados en sentido negativo por la falta de descanso”.

Consejos para mejorar el sueño en 2024

Para aquellos que quieran hacer de la mejora del sueño uno de los objetivos para el nuevo año, la portavoz de la SES marca principalmente dos objetivos. Por un lado, mantener unos horarios de sueño regulares: “Es fundamental intentar irse a dormir y levantarse a la misma hora la mayoría de los días. La regularidad en el sueño es muy relevante como elemento de sueño saludable y, por lo tanto, de salud en general”. Por otro, que esos horarios de irse a la cama y levantarse respeten una media de entre 7 y 8 horas de sueño por noche, porque como señala la experta, dormir menos se asocia “a un mayor riesgo de numerosas enfermedades, entre ellas las cardiovasculares, así como a baja productividad, bajo rendimiento académico, accidentes tráfico, accidentes laborales, etc.”.

Además de estos dos objetivos, María José Masdeu destaca la importancia de controlar algunos habituales hábitos nocivos para el sueño, como cenar tarde o usar las pantallas hasta última hora del día. “Acostumbramos a mantener la actividad hasta justo antes de irnos a la cama, por lo que no le damos tiempo al cuerpo a ir desconectándose progresivamente. Además, esa actividad muchas veces se da con pantallas, incluso en la misma cama, y la luz de estos aparatos altera nuestro descanso dificultado que conciliemos el sueño y empeorando su calidad”, argumenta la neumóloga, que concluye destacando la necesidad de que la población tome conciencia de la importancia de sumar el sueño al resto de hábitos de vida para una buena salud.

Back to top